4 errores que debes evitar al sacar un enchufe de otro

sacar un enchufe de otro

La creciente necesidad de utilizar la corriente eléctrica para diferentes aparatos domésticos hace que cada vez sea más necesario contar con muchos enchufes por la casa. Es una situación común, que también puede hacerse extensible a zonas como trasteros o garajes. En ocasiones se recurre a hacer empalmes con alargadores, pero es una práctica totalmente desaconsejable porque puede dar lugar a sobrecargas y cortocircuitos. Para solucionarla la necesidad que nos puede surgir en casa, podemos sacar un enchufe de otro sin excesiva dificultad. Eso sí, siempre debemos tener presente que hay una serie de errores en los que no podemos caer, bien porque supongan un peligro para nuestra salud al efectuar la instalación, o bien porque no contribuyan a que el resultado sea el más satisfactorio.

Descarga la Guía Gratuita sobre cómo Cambiar Enchufes


Error 1: no desconectar la corriente eléctrica

Un error grave es el de no desconectar la corriente eléctrica cuando vamos a trabajar con elementos de la casa conectados a ella. Busca el disyuntor o Lo normal es buscar la caja de fusibles de la vivienda o el disyuntor y allí desactivar la corriente, o bien en el área en el que vamos a trabajar, o bien en toda la casa. Para asegurarnos por completo de que vamos a sacar un enchufe de otro sin riesgo, podemos emplear un multímetro que previamente hayamos configurado para medir la corriente. 

Error 2: empezar a trabajar sin tener todas las herramientas a mano

Una vez que empieces la operación de sacar un enchufe de otro, si te falta alguna herramienta tendrás que parar con la obra a medias y verte obligado a continuar en otro momento. Lo mejor es que reúnas todo lo que necesitas. ¿Qué es? Necesitarás al menos uno o varios cajetines de mecanismos, bases de enchufe y cables de fase, neutro y tierra de 2,5 mm2. A ello tendrás que sumar un lápiz, un destornillador eléctrico y otro pelacables, un cortafríos y un flexómetro. Si vas a pasar los cables por fuera de la pared tendrás que usar una canaleta y lo imprescindible para sujetarla a la pared, mientras que si quieres ocultar los cables dentro de ella, será necesario que emplees, pintura, brochas y rodillo. Un nivel de burbuja puede resultar también útil. 

Error 3: olvidar la importancia de la limpieza

Si quieres extender el alcance de la corriente eléctrica desde un enchufe hasta el otro, una buena solución es usar para ello un tubo corrugado, que irá colocado en la roza. Un error en el que se incurre en demasiadas ocasiones es el de olvidarse de limpiar toda la roza. El polvo, el yeso, el ladrillo y la suciedad pueden impedir que se produzca una buena adherencia. Para que el agarre al hueco hecho en la pared sea el óptimo, puedes humedecer ligeramente la brocha con agua. Si lo haces con un pulverizador será suficiente. 

Error 4: no hacer el agujero para el tubo corrugado

En primer lugar, recuerda que uno de los cajetines de los extremos, en concreto el que esté más cerca del otro enchufe, tendrá que tener un agujero del diámetro suficiente como para alojar en el extremo el tubo corrugado. Además de ello, cada cajetín tendrá que estar comunicado con los demás para poder realizar las conexiones con el otro mecanismo. 

 

Posts relacionados:

Descarga la guía gratuita sobre bases de enchufe