Normativa vigente para instalaciones eléctricas domésticas

 

Garantizar el correcto funcionamiento y la completa seguridad deben ser en todo momento nuestras prioridades cuando se trata de instalaciones eléctricas domésticas. El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) es el que refleja las instrucciones técnicas o ITC que se describen en el BT (desde BT01 hasta BT51). Vamos a destacar los principales puntos que hay que conocer dentro de una serie de normas en principio pensadas para instaladores eléctricos profesionales, pero que tienen una aplicación universal.

instalaciones electricas domiciliarias

 

Si quieres conocer todo lo que relataremos sobre instalaciones eléctricas de la vivienda, descarga nuestra guía gratuita Cómo planificar la instalación eléctrica de tu vivienda:

Guía gratuita:  Cómo Planificar la Instalación Eléctrica de tu Vivienda 

Distribución eléctrica

El REBT establece que, para instalaciones eléctricas domésticas, las distribuciones de corriente alterna deberán ser de 230 V entre fases, para las redes trifásicas de 3 conductores (las más utilizadas en circuitos domésticos). Es necesario conocer con anterioridad al diseño de la instalación cuál será la carga que soportará, es decir, la potencia en vatios que se requerirá para abastecer todos los receptores (lámparas, electrodomésticos y demás utensilios eléctricos) dependientes de dicha instalación.

Los metros cuadrados de los que consta la vivienda y la suma total de la potencia requerida condicionarán el grado de electrificación necesario para cada instalación eléctrica doméstica, un asunto que trataremos más adelante con mayor detalle.

Acometidas y enlaces

Debes tener siempre en cuenta que solo el personal autorizado por la compañía responsable del suministro eléctrico y los profesionales capacitados para ello pueden  manipular, instalar o desinstalar acometidas y enlaces a la red pública de distribución eléctrica. En futuros artículos de este mismo blog hablaremos de otros componentes que forman parte de una instalación eléctrica, y dedicaremos algo más de atención a las acometidas y las instalaciones de enlace.

iStock-540381372

Cuadro de luces (caja de control)

De acuerdo con las recomendaciones de la normativa, los cuadros de luces deben colocarse lo más cerca posible de la entrada de la derivación eléctrica principal (la que proviene del contador), junto a la puerta de acceso a la vivienda y a una altura no inferior al metro y medio, ni superior a los 2 metros respecto al suelo. El cuadro de luces no puede instalarse en determinados espacios de especial protección o que puedan resultar potencialmente peligrosos, como cocinas, dormitorios, baños, aseos o zonas expuestas a las condiciones climatológicas, como una galería o una terraza.

En una caja de control encontramos los elementos básicos de protección, tanto de las líneas generales de distribución eléctrica (ICP), como del conjunto de la instalación doméstica y de cada una de sus líneas y derivaciones (ID y PIA).


instalaciones electricas domiciliarias

Líneas y derivaciones

De acuerdo con lo dicho en otros artículos, sobre todo en el post dedicado a los cuadros de distribución y a los PIA, los circuitos y derivaciones independientes que se dispongan en una instalación eléctrica doméstica deberán protegerse con un interruptor automático de corte omnipolar, con posibilidad de accionamiento y manipulación manuales. Los PIA de las derivaciones deberán garantizar protección contra cortocircuitos y posibles sobrecargas de la red eléctrica. También dedicaremos una atención algo más detallada a las derivaciones en otros posts.

Guía gratuita:  Cómo Planificar la Instalación Eléctrica de tu Vivienda

Dimensiones de las instalaciones

Las líneas de alimentación a puntos de luz con lámparas o tubos de descarga, estarán previstas para transportar la carga debida a los propios receptores, a sus elementos asociados, a sus corrientes armónicas, de arranque y desequilibrio de fases. Como consecuencia, la potencia aparente mínima en VA, se considerará 1,8 veces la potencia en vatios de las lámparas o tubos de descarga. Cuando se conozca la carga que supone cada uno de los elementos asociados a las lámparas o tubos de descarga, las corrientes armónicas, de arranque y desequilibrio de fases, que tanto éstas como aquellos puedan producir, se aplicará el coeficiente corrector calculado con estos valores.

El factor de potencia de cada punto de luz deberá corregirse hasta un valor mayor o igual a 0,90. La máxima caída de tensión entre el origen de la instalación y cualquier otro punto de la instalación, será menor o igual que 3%.

instalaciones electricas domiciliarias

El REBT también especifica el diámetro exterior nominal mínimo que deberán poseer las canalizaciones de las derivaciones individuales, establecido en 32 mm. Los conductores deberán ser de cobre y con una tensión asignada de 450/750 V, y tendrán que usarse según un código de colores que identifique cada tipo de conductor: verde y amarillo para el protector de tierra; azul para el neutro; marrón, negro y gris para las fases (las instalaciones eléctricas domésticas más habituales solo constan de una fase.

Actualización acerca de sobretensiones

El REBT ha tenido una reciente actualización, en enero de 2018, referente a la protección adecuada de edificios que cuenten con un pararrayos. El número 23, la última edición, de la Guía de la Instrucción Técnica Complementaria (ITC),  señala que es obligatorio proteger las viviendas con dispositivos de protección contra sobretensiones de carácter transitorio como un rayo. La medida viene a paliar cierta confusión sobre esta situación, aclarando que el pararrayos que se instale debe ser de tipo 1. Esto coincide con lo que se recomienda en el Documento Básico (DB) de Seguridad de Utilización y Seguridad (SUA) del Código Técnico de la Edificación (CTE).

Posts relacionados:

Guía gratuita: Cómo planificar la instalación eléctrica de tu vivienda